+562 3221 1070 contacto@axionate.com

Ante la masiva llegada de inmigrantes, expertos del sector aseguran que un desafío de nuestro país es contar con una ley que apoye al arrendador y le dé garantías. 

Aunque no hay estadísticas oficiales, la llegada de extranjeros a nuestro país ha impactado el mercado inmobiliario chileno. A grandes rasgos, se puede decir que un porcentaje de ellos son profesionales o técnicos de países como Venezuela, Colombia, Perú o Argentina, entre otros, y que dependiendo de su poder adquisitivo prefieren arrendar departamentos en diversas comunas del Gran Santiago.

Vicente Domínguez, director ejecutivo de Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), destaca que, más allá de los trabajadores de baja calificación que se instalan en campamentos y cités, si se trata de profesionales o técnicos ha habido un evidente impacto en este mercado.

“Ello se refleja en el mantenimiento del valor de los arrendamientos a pesar del aumento de compra por parte de los inversionistas. Se supondría que si hay más viviendas en oferta para arrendar y la demanda permaneciera estable, los precios debieran bajar. Si bien no suben, no han bajado y en ello puede haber influencia de demandantes extranjeros por arriendo”.

Al respecto, Soledad Gaete H., de Soledad Gaete & Asociados, miembro de Acop, sostiene que todavía es apresurado hacer una evaluación, dado que, a pesar de existir arriendos para extranjeros, el último semestre del mercado inmobiliario chileno estuvo muy deprimido, por lo que lo anterior se reflejará dentro de 2018. “También hay que diferenciar entre personas extranjeras que arriendan un solo inmueble para su familia y los que alquilan un bien raíz para varias familias”.

Para AxionRent, que administra activos inmobiliarios, y la inmobiliaria Gespania, la llegada de extranjeros ha sido positiva para el rubro. “Ha generado un aumento significativo en la demanda de arriendo en ciertas comunas del Gran Santiago, provocando una disminución considerable en los días de vacancia y un alza significativa en los cánones de arriendo; adicionalmente, si miramos el mediano y largo plazo, ellos son potenciales clientes para las inmobiliarias nacionales”, señala Soledad Valencia, gerenta de Operaciones de AxionRent.

Ximena Muñoz B., subgerenta Comercial y Marketing de Gespania, precisa que para su compañía los extranjeros han influido favorablemente, ya que muchos de sus proyectos han sido adquiridos por aquellos, principalmente de Asia y Latinoamérica, como Colombia, Argentina y Bolivia. “También ha favorecido el aumento de demanda de viviendas para arrendar, lo cual nos amplía el mercado, ya que ello lo hace más atractivo para nuestros clientes que adquieren uno de nuestros proyectos como inversión”.

Perfil

Si bien hoy está llegando a Chile una importante cantidad de profesionales y técnicos de Venezuela, también lo hacen de Colombia, Perú, Argentina y España, entre otros, quienes en una primera instancia buscan departamentos para arrendar. Esto se debe a que muchos de ellos tienen la esperanza de volver a sus naciones de origen, además de que, si no cuentan con el dinero al contado y no llevan algunos años trabajando en nuestro país, es muy difícil que los bancos les otorguen créditos hipotecarios.

En este sentido, Valencia destaca que una vez que obtienen un RUT definitivo y poseen una renta que les permita calificar para el otorgamiento de un crédito hipotecario se convierten en clientes potenciales para la compra de inmuebles. “Además, a mediano y largo plazo ven la posibilidad de establecerse por las buenas rentas que logran obtener”.

En cuanto a las comunas donde se instalan los extranjeros, destacan, dependiendo de la cantidad de dinero que traigan, Santiago Centro y el sector de Vicuña Mackenna. “Ello, porque el valor de los arriendos es más económico y existe un gran número de departamentos en edificios nuevos o casi nuevos, que los hacen atractivos”, precisa Gaete.

Lo cierto es que, debido a la alta demanda en esta zona, se ha provocado un alza en los cánones de arriendos, a lo que hay que agregar que los extranjeros no poseen las condiciones para una buena negociación (avales, comportamiento financiero, etc.), por lo que se han sumado comunas como Independencia, Estación Central, Quinta Normal, San Miguel, San Joaquín y La Cisterna, entre otras, priorizando la cercanía al metro, uno de los puntos más relevantes al momento de elegir arriendo.

Pero los extranjeros están también comprando viviendas, Soledad Gaete destaca que la mayoría de los adquirentes foráneos son profesionales y muchos de ellos con algún postítulo y que ya llevan trabajando un par de años en Chile. “Tenemos de varias nacionalidades, siendo un gran número de compradores provenientes de España”.

Muñoz comenta que Gespania vende departamentos orientados al segmento medio-alto, entre ellos extranjeros. “En Providencia, el Edificio Now contó con una alta demanda de argentinos y uruguayos principalmente, y en Las Condes, el Edificio Círculo Cabot, de segmento lujo, entre los extranjeros que compraron predominaron los asiáticos, principalmente de Corea”.

Desafíos

Para Domínguez, Chile tiene como desafío contar con una ley que apoye al arrendador y le dé garantías. “La rapidez en arrendar a extranjeros no es factible. No existe inconveniente cuando cuentan ya con trabajos remunerados, pero el problema se suscita para el recién llegado, que no cuenta con informes en nuestro país y no tiene ingresos fijos todavía, por lo que existe la inseguridad del pago mensual”, aclara Gaete.

Y agrega: “Nuestras leyes no nos apoyan en caso de no pago. Lamentablemente, obtener la desocupación de un bien raíz tarda meses, hasta casi un año. La justicia no resguarda al propietario-arrendador”.

Valencia cree que hay que entender las necesidades de los extranjeros y poder cautivar a este nicho con productos atractivos bajo la perspectiva de este segmento de clientes. “Transversalmente, creemos que un desafío importante es poder establecer un flujo de información que permita a estas personas entender cómo se mueve el sector inmobiliario, bancario y de rentas cuando hablamos de la adquisición de inmuebles, tanto para vivir, como también cuando se ve como un posible vehículo de inversión”.

Muñoz sostiene que Chile tiene el desafío de facilitar a los inmigrantes la compra de la vivienda, ya que ellos también ayudan a que la economía se mantenga dinámica. “El incremento de inmigrantes ha impactado de manera positiva el rubro inmobiliario porque aumenta la demanda de viviendas, ya sea para arriendo o para venta”.

 

Fuente: El Mercurio, Economía y Negocios, 7 de Enero 2018

 

Real estate agent with house model and keys.